Yo me estreso en navidad

Si dirías: «yo me estreso en navidad» quizá podemos lanzarte un par de ideas que te interesarán. En las navidades podemos experimentar «estrés navideño». Son fechas cargadas de mucha emoción. Sin embargo, al contrario de los villancicos, la realidad puede no ser una escena de película. Esto puede deberse a diferentes razones. Entre ellas están las comidas y cenas familiares en las que el reparto de tareas suele ser razón de debate, las expectativas sobre los regalos, las discusiones familiares en las propias comidas, los sentimientos de soledad o la presión social al acudir a eventos.

Según Ellen Braaten, PhD, profesora asociada de psicología de HMS en el Hospital General de Massachusetts y directora asociada de su Clay Center for Young Healthy Minds, en 2015 observaron que el sesenta y dos por ciento de los encuestados describieron su nivel de estrés como “muy o algo” elevado durante las vacaciones, mientras que solo El 10 por ciento informó que no había estrés durante la temporada.

Qué notas en tu cuerpo

            Todas estas razones y más pueden estar funcionando como estresores debido a que nuestro cuerpo puede estar sintiendo que no tiene las herramientas suficientes para hacer frente a la situación. Nuestro cuerpo responde a nivel psicológico y fisiológico a estos estresores para una mejor adaptación. Pero puede ocurrir que estas respuestas que en un principio eran adaptativas se conviertan en razones de disminución de calidad de vida (causando enfermedades cardiovasculares o generando problemas psíquicos en algunos casos).

            ¿Cómo se manifiesta el estrés navideño? De la misma manera que el estrés cotidiano, pero en ocasiones puede producir síntomas más intensos. Es por ello que en estas fechas nos podemos encontrar con más irritabilidad, problemas de sueño o con diferentes sensaciones físicas (como por ejemplo tensiones musculares o taquicardias).

Desde la OMS ya nos alertan de que «Podemos experimentar dolores de cabeza u otros dolores corporales, malestar estomacal o problemas para dormir. Es posible que perdamos el apetito o comamos más de lo habitual. El estrés crónico puede empeorar problemas de salud preexistentes y puede aumentar nuestro consumo de alcohol, tabaco y otras sustancias.»

            Es cierto que muchas veces este estrés se interpreta como algo pasajero, porque en cierta medida es así. Sin embargo, podría ser de gran utilidad mejorar esta situación para así evitar futuras problemáticas. Con este objetivo os proponemos unas claves que podrían ser de gran utilidad.

Claves

            En primer lugar, para la próxima época navideña sería recomendable planificar con tiempo los preparativos de comidas y las compras navideñas. La simple tarea de planificar de manera realista el tiempo que vamos a necesitar para cada tarea nos brindara más tranquilidad y estabilidad emocional. Para ello es fundamental ser sinceras con nosotras mismas y poner objetivos alcanzables con el tiempo que dispongamos. Aprovechamos para recordaros que no es necesario llegar a todo, siempre hay posibilidad de delegar y de decir que no.

¿Y en las reuniones familiares?

            En cuanto a posibles encuentros desagradables con familiares el dar claves es algo más complicado, pero recomendaríamos pensar en dejar de lado las imágenes de familias idílicas. Puesto que en navidades más que en otra época del año nos venden imágenes sobre familias perfectas que se reencuentran por navidades, nada más lejos que la realidad en la mayoría de los casos. Es por ello que es importante ser críticos con las imágenes que nos venden y mantener la calma si algún familiar comienza una discusión en la mesa de nochebuena.

Un consejo

            Finalizar, comentando que para combatir la presión social será necesario un trabajo personal para conocer las razones de nuestro malestar. Pero un pequeño consejo que os lanzamos es el de realizar un experimento: elige algo que te guste sólo a ti, que dure 30 minutos, planifícalo, hazlo, y luego nos cuentas…

            Con estas líneas os queríamos transmitir tranquilidad y acompañamiento si alguna vez habéis sentido las navidades como una época estresante. Y con todo ello desde el equipo de profesionales de la psicología del Centro Delta Psicología os deseamos las mejores navidades posibles sin que el estrés se convierta en una limitación.

Feliz Navidad Centro Delta Psicología

Artículo escrito por Leire Roa, Psicóloga colaboradora de Centro Delta Psicología.

Para concertar una cita con nosotros, puedes mandarnos un mail a info@centrodelta.com en le teléfono 944241960 o contactar a través de nuestros canales de instagram @deltapsicologia y @rcondepsicologa

10 octubre: día mundial de la Salud Mental

El 10 de octubre es el Día Mundial de la salud Mental. En todo el mundo pretendemos concienciar sobre este extremo, aún algo tabú en muchas personas y en otras ya muy naturalizado.

Hoy en día, dado que se han multiplicado «por mil» los productores de contenido, cualquiera puede subir a las RR.SS. lo que para esa persona o entidad es la salud mental y cómo mejorarla. Desde la psicología con evidencia científica, sabemos que no todo vale. Mensajes de buenas intenciones, que apelan a sentirse mejor, a abandonar los malos hábitos, a pensar en positivo, … creemos que hacen más daño que beneficio.

La profesionalidad en este campo en ocasiones brilla por su ausencia, como ya estarás habituad a ver: personajes iluminados que con sus comentarios y su «buen rollo» animan a salir de una depresión en escenarios idílicos de playas al atardecer y sonrisas de anuncio. Nada más lejos de la realidad de ayudar a una persona a superar una crisis personal con elementos tristes bastante incapacitantes

Qué hacemos los psicólogos/as

Los profesionales de la psicología lo que deberíamos hacer, desde nuestro punto de vista, es una fundamentada valoración / evaluación de la situación personal. Luego un «análisis funcional» de lo que le ocurre, una propuesta de explicación hipotética del comportamiento de esa persona, una «devolución» muy humana y cercana, escuchando en todo momento, empatizando y validando. Una propuesta de tratamiento o intervención, con una metodología concreta, comprobable y revisable.

10 octubre, día de la salud mental

Quizá no hemos vivido otra época en la que hablemos más de la salud mental y a la vez nos encontramos ante la época de la historia en la que más maremágnum de información, equívoca tenemos. Y en este lío, en esta ensaladilla, es complicado a veces buscar la fiabilidad y la seguridad.

¿Cómo saber si accedo a información fiable en psicología?

  1. Contrástala. Busca en otros lugares de internet la misma información y comprueba que coincide.
  2. Coteja. Comprueba en la web CONPRUEBA del Ministerio de Ciencia e Innovación, que el enfoque terapéutico está reconocido por la comunidad científica. Ver lista de técnicas no comprobadas por el ministerio.
  3. Fuentes fiables. Busca información en Universidades, instituciones que tengan prestigio académico.
  4. Desconfía. Rechaza gurús, personajes que sólo de ellos/as salen los «consejos maravilla».

Extremos: malos consejeros

Los extremos son males consejeros porque no suelen corresponder con la realidad. Tú mismo/a puedes verlo. Cuando analizas con calma una situación que te preocupa, puedes obtener una lista de elementos que te están perjudicando, dañinos, estresantes, etc. De acuerdo. Pero esa lista no suele ser infinita; y suele ir acompañada de otra, con un carácter más optimista de asuntos que pueden ir bien en tu vida; quizá los menores o los menos importantes, de acuerdo, pero normalmente a nadie de la absolutamente y rematadamente mal y a otras personas «enfermizamente» la vida les sonríe a cada paso que dan. No suele ser así.

Por eso la flexibilidad, la distancia y ser consciente del contexto en el que te ha tocado «jugar» son componentes propios de la salud mental.

Una persona saludable mentalmente hablando muestra flexibilidad, se centra en el aquí y en el ahora sin olvidar sus metas, aprende de los errores del pasado, anticipa escenarios futuros temidos para evitarlos, pero no paraliza su vida ni hacia el pasado ni hacia el futuro. Una persona con salud mental es capaz de comportarse con arreglo a sus preferencias personales innegociables: elige lo importante en su vida y tiende a ir a por ello. Una persona con salud mental comete errores, pero procura aprender de ellos, disfruta de los logros, pero sabe que vienen de vez en cuando, muestra humildad, pero sabe que hay asuntos sobre los que controla y conoce.

Flexibilidad y equilibrio

Moverse en los puntos entre dos continuos, cuando el contexto y los demás asuntos lo requieran es la propia definición de salud mental. Cuando sientas que la vida te va fatal, que todo es horroroso, que no tienes salida,… cuando sientas que todo es maravilloso, fantástico y «super»,… probablemente estés, en ambos casos, sesgando. El equilibrio entre lo agradable y lo desagradable es un continuo en le que nos movemos todas las personas a lo largo de todos los días de nuestra vida.

Feliz día de la salud mental. Puedes contactar con nosotros en info@centrodelta.com Puedes seguirnos en Instagram en @deltapsicologia Puedes conocer más sobre nuestro trabajo en www.centrodelta.com

La imagen de enemigo

Quizá no te hayas dado cuenta, pero la imagen de enemigo en ocasiones se instala en tu cabeza de tal manera, que te hace daño por sí sola. Alguien se ha portado muy mal contigo, «objetivamente» te ha hecho daño, y eso es algo que conecta indefectiblemente con sentimientos de rechazo, ira, furia, enfado,…

¿Cuánto daño me hace?

No podemos cuantificar tan fácilmente el daño que la imagen de enemigo puede infringe en ti, pero sí puedo decirte que es una tendencia, 100% humana, que si no aprendes a controlarla (ponerla en duda), puede llegar a bloquear tu vida entera.

Existen una serie de razones, que tú sabes muy bien, por las cuales esa persona ya no se merece tu perdón. Sentir ese remordimiento, esos deseos de venganza o esa inquina, independientemente de que tengas o no razón; te hace sufrir, hablar de ellos más veces de las que desearías. El tema ya cansa, te cansa, y cansa a los demás.

¿Cómo hacer para superarlo?

Hay varias maneras, pero todas pasan por darte cuenta. «El cagado no se huele», solía decir un hombre sabio… Por tanto, si vives instalado en la certeza, en la seguridad de tus convicciones, genial, te proporcionará mucha seguridad; pero si esa seguridad es a costa de pasarlo mal día tras día… ¿te merece la pena? Yo creo que no.

Es importante estar receptivo, o llamémoslo mostrar confianza con las personas que te quieren. Ellas serán las que puedan dar el primer paso en despermeabilizar tus rígidas creencias sobre el conflicto con esa persona odiosa.

¿Y entonces qué hago?

Busca datos, datos actuales, tus conclusiones actuales no son más que ejercicios adivinatorios. Busca evidencias de que esa persona «tan mala» sigue a día de hoy queriendo hundirte, y buscándote tras la esquina para machacarte. Por ejemplo: puedes enterarte de lo que opina sobre lo que pasó el fin de semana pasado?, ¿puedes conocer de primera mano, de palabra, que sigue pensando en que eres un inútil?, ¿sigue despreciando a esa otra tercera persona querida por ti?, ¿ha vuelto ayer a hablar mal de ti?, ¿el propósito de su mensaje en redes sociales es evidentemente dejarte en evidencia?

Datos e interpretaciones

Cuáles son los datos y cuáles tus interpretaciones. Datos: frases, palabras, hechos, actos, comentarios objetivamente con una intención clara y diáfana unívocos, sólo pueden interpretarse de es amanera.

Interpretaciones: datos que no son tan evidentes y que dependiendo de la comunicación no verbal, del gesto, del todo, de la intención, del contexto, del momento en el que se dice,… pueden interpretarse como ofensivos o como inocuos.

Busca estos dos elementos en los «intercambios» que tengas con esa persona odiada.

¿Quizá estarás viviendo del pasado, de los datos ofensivos del pasado, y de interpretaciones ofensivas en el presente?

¿te merece la pena?

A través de la psicoterapia, en unos casos, y a través de la mediación y gestión dialogada de c onflictos en otras, podemos ayudarte a desenredar esa imagen de enemigo que tanto daño te hace.

Estamos en Bilbao, puedes contactarnos en info@centrodelta.com o en el teléfono 944241960 y dejarnos mensaje. Estaremos encantados de atenderte. www.centrodelta.com

Acoso escolar: cómo reconocerlo y actuar

El acoso escolar o bullying ya no se circunscribe solo al entorno escolar, sino que se extiende por las redes sociales. El aumento del uso de dispositivos digitales ha tenido como consecuencia un incremento significativo del ciberacoso en redes sociales. Es más, el 22,6% de las agresiones ocurren por esta vía. Plataformas como WhatsApp, Tik Tok o Instagram son caldo de cultivo de estos comportamientos.

Claves para reconocer el acoso escolar

Es muy importante saber reconocer cuando se está produciendo acoso de cuando simplemente los niños están jugando. Los menores se pelean, juegan a veces con agresividad, tienen comportamientos indeseados, se insultan y pueden tener faltas de respeto con compañeros. Pero hablamos de acoso cuando existe la intención de hacer daño de manera intencionada, deliberada y continuada y va siempre dirigida al mismo menor. Además, entre la víctima y el agresor debe existir un desequilibrio de poder. La víctima se encuentra en una situación de inferioridad y el agresor posee una posición de poder.

¿Cómo reconocer las señales?

El acoso escolar es una situación muy angustiosa, que genera en los menores mucha ansiedad. Esta ansiedad puede manifestarse de la siguiente manera: no quieren ir al colegio diciendo que tienen dolor de tripa o de cabeza, vomitan por la mañana antes de ir al colegio, van al centro escolar por una nueva ruta, quieren compañía para ir al colegio. Estos comportamientos no solo se circunscriben a ir a clase, sino que los menores también se resisten a acudir a excursiones u otros eventos.

¿Cómo actuar en caso de acoso?

Es esencial es tratar de mantener la calma y no sacar conclusiones precipitadas. A continuación, es importante escuchar y tener una comunicación abierta. Para ello es recomendable realizar preguntas lo más abiertas posibles, para evitar que nos pueda responder con sí/no. Además, es de vital importancia validar las emociones y sentimientos que esté sintiendo o haya sentido la otra persona “entiendo que estés triste” “entiendo que estés enfadado y que tengas miedo”. Es el momento de escuchar y recoger emocionalmente, no de tratar de dar soluciones.

¿Cómo seguir actuando?

A continuación, el siguiente paso sería contactar con la escuela y los profesores para explorar cómo ven ellos la situación y qué datos tienen. Además, en el caso de que el niños/a siga acudiendo a la escuela pueden proporcionar una mayor supervisión. En algunos colegios poseen un Protocolo de acoso escolar.

Por otro lado, resulta esencial enseñarle a defenderse de las agresiones y los agresores. Pero esta defensa no tiene que ser desde la agresividad ni violencia, se trata de enseñarle a ser más asertivo a que pueda decir “esto no me gusta, no quiero que me hagas eso” o incluso en algunas circunstancias, es preciso enseñarle a ignorar al acosador.

Si tienes dudas sobre si tu hijo/a está sufriendo acoso escolar, no dudes en llamar y ponerte en contacto con nosotros. Además, contamos con una gran experiencia, ya que llevamos años participando en sesiones formativas en colegios a alumnado y profesorado sobre esta temática. Nos encontrarás en el 944241960 en el email info@centrodelta.com o en las redes sociales como instagram twitter.

Relajación Progresiva de Jacobson ¿qué es y cómo practicarla?

El 15 de agosto es el día internacional de la relajación. Existen muchos ejercicios diferentes para practicarla, pero hoy nos vamos a centrar en la Relajación Progresiva de Jacobson ¿te parece si aprendemos algo más sobre ella?

¿Qué es la Relajación Progresiva de Jacobson?

Este método data del año 1929 y su creador fue Edmund Jacobson. Actualmente sigue siendo una de las técnicas más utilizadas para reducir la ansiedad y el estrés en el mundo. Se basa en la relación entre tensión muscular y los estados psicológicos de nerviosismo o alta actividad mental. Se trata de reducir al máximo el tono muscular, desactivar así los músculos, para conseguir desactivar también el sistema nervioso. Esto conlleva una sensación de calma y tranquilidad.

Seguir leyendo Relajación Progresiva de Jacobson ¿qué es y cómo practicarla?

Mindfulness, ¿qué es? ¿cómo practicarlo?

Seguramente hayas oído hablar en los últimos años del Mindfulness, de sus técnicas o de la necesidad de tener una actitud más “Mindfulness”, pero ¿de qué se trata exactamente?

El mindfulness puede definirse como la capacidad de “prestar atención de manera consciente a la experiencia del momento presente con interés, curiosidad y aceptación”. 

Origen

Se considera que el origen del Mindfulness puede situarse hace unos 2.500 años en la tradición budista. Aunque fue el buda Siddharta Gautama el impulsor de esta tradición filosófica, no fue hasta la década de los 60 cuando Jon Kabat-Zinn la llevó a occidente.

Su traducción al castellano no sería otra que “Atención Plena, Conciencia Plena, Presencia mental o Conciencia Abierta”, entre otras.

Pilares del mindfulness

A continuación, os presentamos algunas pinceladas sobre los fundamentos de esta filosofía:

  • No juzgar. Se trata de ser testigos de lo que pasa a nuestro alrededor, tratando de no valorar ni reaccionar ante los estímulos internos o externos. Observar sin emitir juicios de valor.
  • Paciencia. Comprender que las cosas pasan cuando tienen que suceder. No acelerar el proceso.
  • Mente de Principiante. Estar dispuesto a todo como si fuera la primera vez. Dejar atrás las creencias, las impresiones o las ideas propias. Cada experiencia es única y no es igual a otra.
  • Confianza. Creer en uno mismo, en la propia intuición y sabiduría.
  • No esforzarse. Practicar la atención sin tener la intención de obtener ningún resultado.
  • Aceptación. Ver las cosas como son en el momento sin intentar cambiarlas.
  • Ceder. Permitir que las cosas sean como son, sin aferrarnos a ellas. El objetivo es soltar, dejar ir la experiencia sea positiva o negativa.
Midfulness

Beneficios del mindfulness

Son numerosos los beneficios que se han encontrado de esta práctica. Entre ellos podemos encontrar:

  • Mejora de la capacidad de concentración y de memoria
  • Disminución de los niveles de estrés y de ansiedad.
  • Mejora del control atencional.
  • Una mayor capacidad de regulación emocional.
  • Mejora del autoconocimiento y autoconciencia.
  • Disminución de la presión arterial
  • Aumento de la relajación.

¿Cómo podemos ir practicando?

Que te parece si durante estas vacaciones pruebas a hacer mindfulness durante unos minutos. Mediante algunos ejercicios muy sencillos puedes poner en pausa el día, detener la vorágine en la que te encuentras y tener unos minutos para parar y respirar.

Prueba lo siguiente: busca a un lugar tranquilo (una habitación, el jardín, la playa, el monte) y cierra los ojos. Comienza prestando atención a tu respiración. Siente tu respiración, como sube y baja tu pecho, la frecuencia de las inspiraciones. A continuación, pasa a observar la posición de tu cuerpo, pero recuerda, ¡observa sin juzgar! Se trata simplemente de darnos cuenta de cómo está nuestro cuerpo y su posición en el espacio. Después de unos minutos, pasa a tomar conciencia del entorno. ¿Qué se escucha? ¿Qué temperatura hace? Más tarde observa tus pensamientos. Repito que se trata de observar lo que nos viene a la mente sin intentar controlar lo que pensamos o juzgar las creencias que pasan por nuestra cabeza. Por último, ¡abre poco a poco los ojos!

¿Cómo te sientes?

Si necesitas más información sobre el mindfulness o quieres aprender algunos ejercicios para practicar en tu día a día, ¡ponte en contacto con nosotros!

Desde el Centro Delta Psicología estamos para ayudar. Nos encontrarás en el 944241960 en el email info@centrodelta.com o en las redes sociales como instagram twitter.

¡FELIZ DÍA DE LOS AMIGOS!

¿Cómo surge el día de los amigos?

En 1969 el argentino Enrique Febbraro quedó eclipsado por la llegada de Neil Armstrong a la Luna. Parece ser que este acontecimiento le hizo reflexionar sobre cómo aquel hecho hermanaba a todos los hombres y mujeres del mundo, más allá del color de la piel, de la ideología política, de la religión, … Así, comenzó a trabajar para hacer de este día el Día de los Amigos.

Diferentes días pero un mismo fin

Hoy 20 de julio se celebra oficialmente el día de los amigos en países como España, Uruguay, Chile y Brasil. Otros países como Bolivia lo celebran el 21 de septiembre, en EEUU el primer domingo de agosto, México el 14 de febrero,… Diferentes fechas en el calendario pero todas con un mismo fin ¡celebrar la amistad y sus beneficios!

Tradiciones en el día de los amigos

Como hemos comentado, este día es muy especial para los argentinos. Es un día de festejo y celebración en el cual se juntan con los amigos y pasan el día con ellos.

Además, es tradición realizar el juego del amigo invisible con los amigos más allegados. También poseen como ritual intercambiar cartas para expresar gratitud por la amistad que comparten.

Tener amigos genera efectos beneficiosos para nuestra salud: ayuda a reducir el estrés, aumenta la autoestima, protege nuestro corazón, nos hace ser más felices.

Beneficios para la salud

  • Nos hacen sentir parte de la comunidad. Pertenecer a un grupo de amigos nos hace sentirnos valorados y queridos incrementando nuestro bienestar.
  • Ayuda a reducir el estrés. Sentir el apoyo emocional que nos brinda nuestro grupo de amigos libera progesterona, una hormona que disminuye los niveles de estrés.
  • Refuerza el sistema inmunitario. Los abrazos sinceros que nos proporcionan los amigos unidos a la protección y bienestar que nos hacen sentir provocan que nuestro organismo libere serotonina. Así, disminuyen los niveles de estrés y se refuerza el sistema inmunitario detectando y combatiendo cualquier emergencia.
  • Aumenta la autoestima. Estar rodeado de personas que nos valoran, que confían en nosotros, que nos escuchan y nos hacen sentir queridos, provoca que la percepción de nosotros mismos sea mucho más positiva.
  • Protege nuestro corazón. La disminución de hormonas como el cortisol nos protege de accidentes cardiovasculares.
  • Nos hace ser más felices. Cuando nos hacen reír hasta que nos duele la tripa y se nos salten las lágrimas se libera oxitocina, la hormona de la felicidad.

¿Y tú, lo celebras?

Después de todo lo que hemos comentado estaría bien celebrar la amistad ¿no? Nuestros amigos están ahí para lo bueno y lo malo. Son nuestros compañeros de viaje. Están presentes en los mejores y en los peores momentos de nuestra vida, mejoran nuestro humor, nos apoyan y ayudan, etc. Los amigos son especiales y únicos, pero ¿les agradecemos todo esto?

¿Qué podemos hacer?

¿Qué te parece tener algún detalle? ¿algunas palabras? Tampoco necesitamos escribir una carta enorme o dejarnos nuestro sueldo en un regalo, pero sí agradecerles su compañía, su paciencia, su humor. Tal vez un “oye gracias por estar ahí” o “me alegro de tenerte como amigo”. Algo muy pequeño puede significar mucho.

¡Desde el Centro Delta Psicología os animamos a agradecer a todos vuestros amigos su compañía! Nos encontrarás en el 944241960 en el email info@centrodelta.com o en las redes sociales como instagram twitter.

TDAH ¿Qué es? ¿Cómo detectarlo?

¿Qué es el TDAH?

El TDAH (trastorno por déficit de atención e hiperactividad) es una alteración del desarrollo de la atención, la impulsividad y/o la conducta gobernada por reglas (obediencia, autocontrol y resolución de problemas). Suele iniciarse en los primeros años del desarrollo, manifestando el individuo una disminución de la capacidad atencional y/o un incremento notable de la actividad y la impulsividad. Además, la frecuencia e intensidad de estos síntomas es mayor de la típicamente observada en los individuos de su mismo nivel de desarrollo.

¿Manifestaciones más frecuentes?

Entre las manifestaciones más frecuentes que se pueden observar en individuos con TDAH encontramos las siguientes: a menudo parece que no está escuchando, repetidamente no sigue instrucciones ni termina las tareas, es desorganizado, con frecuencia pierde cosas, está en continuo movimiento, habla demasiado, no permanece sentado, con frecuencia no respeta los turnos, interrumpe a los demás frecuentemente, con frecuencia responde antes de que haya terminado la pregunta, etc.

¿Cómo saber si alguien presenta TDAH?

Realizar un diagnóstico de TDAH no es tarea sencilla. Muchas personas presentan síntomas de atención o de hiperactividad, pero no por ello podemos decir que posean TDAH. Para realizar una adecuada valoración es necesario realizar un análisis en profundidad de las variables que están relacionadas tanto con el individuo como con su entorno. Explorar el ambiente laboral/escolar, familiar y social resulta fundamental ya que dos de las condiciones que se tienen que cumplir para que se pueda realizar el diagnóstico de TDAH es que los síntomas estén presentes de manera constante y prolongada en el tiempo.

¿Hay tratamiento?

¡Claro que ! Como hemos mencionado anteriormente el TDAH afecta de manera global a la vida de las personas, por lo que su tratamiento tiene que abarcar múltiples esferas como la laboral/escolar, familiar y personal. Los abordajes de tratamiento principales son los siguientes:

  • Psicológico: realizar terapias cognitivo-conductuales, entrenamientos en habilidades sociales, técnicas para el manejo de la atención e impulsividad, entramiento para padres…
  • Psicopedagógico: en el caso de los niños y adolescentes es esencial poder dotarles de herramientas para hacer frente a las dificultades que presenten en el ámbito escolar tanto de atención como de comportamiento.
  • Farmacológico: recomendable solo en los casos más graves y/o problemáticos.

Si queréis más información sobre el tema, tenéis disponible guías y consejos en el apartado archivos de la web www.deltapsicología.es. También puedes echarle un vistazo a la entrada de instagram sobre el TDAH (pincha aquí). Para cualquier cuestión, ¡no dudéis en poneros en contacto con nosotros!

Ansiedad en tu pareja o amigos

Antes de aprender estrategias básicas para ayudar a los demás a lidiar con la ansiedad es necesario saber que no todo es ansiedad.

La ansiedad se ha colado en nuestras vidas y muchas veces nos referíamos a ella para hacer mención a cualquier estado de ánimo agitado o nervioso. Por ello es importante saber delimitar sus características y no emplear este término para referirnos a cualquier malestar.

Debemos tener en cuenta que el término ansiedad se usa indiscriminadamente. Muchos de vosotros habréis oído decir en los últimos días “tengo una ansiedad… necesito vacaciones” o, incluso vosotros mismos, habréis empleado el término en este contexto. No obstante, las personas que sufren ansiedad presentan un gran malestar y debemos de prestarle la adecuada atención.

Ansiedad

¿Qué es realmente la ansiedad?

La ansiedad es un mecanismo de defensa que utiliza nuestro organismo para ponernos en alerta. Suele deberse a una preocupación excesiva que se manifiesta físicamente acerca de algún hecho que ocurrirá en el futuro. Entre sus síntomas más destacados nos encontramos los problemas de sueño, la taquicardia, la fatiga, la irritación, la sudoración, etc. Además, este estado de preocupación está presente en los individuos por un periodo relativamente largo (varios meses).

¿Cómo podemos ayudar a nuestra pareja o amigos?

  1. Escuchar. Dedicarle toda nuestra atención cuando la persona esté relatándonos sus pensamientos, sentimientos y emociones relacionados con el malestar. Es necesario mostrarle a la persona que estamos ahí para ellos.
  2. Dar espacio y no forzar. Cada persona necesita su tiempo y aunque en muchas ocasiones veamos claro lo que la otra persona tendría que hacer para “estar mejor”, es necesario armarnos de paciencia y estar a su lado sin juzgar, acompañándole en el malestar, pero sin presionarle a obrar de determinada manera. 
  3. Comunícate tú también. En muchas ocasiones la persona que acompaña al “ansioso” acaba sufriendo un gran desgaste emocional y frecuentemente la relación entre estas personas puede verse deteriorada. Para prevenir este desgaste es necesario expresarle a la persona cómo nos hace sentir esta situación de manera delicada y sincera.
  4. Que no sea el único tema de conversación. Frecuentemente el malestar se convierte en el foco de cualquier conversación. Aunque es importante escuchar y acompañar a la persona, también es fundamental hablar de otros temas.
  5. Contactar con profesionales. Como parejas o amigos podemos acompañar, tratar de aliviar el sufrimiento, distraer a la persona por unos momentos, aconsejar sobre algunos temas, pero no podemos pretender ser los salvadores porque, como hemos comentado, en muchas ocasiones la situación acaba arrastrándonos a nosotros también.

Para abordar estas y otras situaciones, desde el Centro Delta Psicología estamos para ayudar. Nuestro equipo de profesionales está a la disposición de todo aquel que lo solicite. Nos encontrarás en el 944241960 en el email info@centrodelta.com o en las redes sociales como instagram twitter.

94 424 19 60 / Psicólogos en Bilbao.