Mobbing: cuando es un infierno estar en la oficina

Acoso laboral o mobbing es el proceso por el que una o varias personas ejercen una violencia psicológica extrema sobre un compañero de trabajo, produciéndole una sensación de miedo, terror o desánimo que afecta tanto a su vida laboral como a su vida personal.

Un objetivo que persiguen los agresores es el abandono del puesto de trabajo de sus víctimas. Para ello recurren a actos hostiles y negativos, impartiendo violencia injustificada de forma sistemática y recurrente durante un tiempo prolongado que puede durar desde semanas a años.

En muchas ocasiones, las agresiones pueden ser difíciles de demostrar ya que los comportamientos de los hostigadores son muy sutiles y de carácter psicológico. No dejan huella visible.

mobbing

¿Cómo identificarlo?

Como hemos mencionado, el mobbing se caracteriza por agresiones hostiles que en muchas ocasiones son difíciles de identificar. Algunas de las más frecuentes son:

· sobrecargar a la víctima constantemente con mucho trabajo y metas inalcanzables;

· ignorar o excluir a la víctima en el puesto de trabajo (hablar de ella en tercera persona, hacer como si no estuviera);

· difamar a la víctima extendiendo rumores que atenten contra ella;

· bloquear la carrera profesional o su desarrollo;

· aislar a la persona de las relaciones con otros compañeros;

· criticar y ridiculizar constantemente a la víctima y su trabajo mediante bromas y chistes;

· tratar de manera discriminatoria a la víctima;

· proferir insultos o gritos hacia la víctima en presencia de otras personas.

Consecuencias psicológicas y laborales del mobbing

El acoso laboral o mobbing puede afectar gravemente a las víctimas generando graves alteraciones en tres niveles principalmente. El primer de ellos, del que ya hemos hablado, se da a nivel psicológico y provoca sentimientos de culpa y vergüenza, inestabilidad emocional y deterioro de la autoestima. A nivel físico, este acoso laboral se hace patente enlasalteraciones del patrón de sueño y de la alimentación, la falta de energía, las enfermedades psicosomáticas. Por último, a nivel social las víctimas se encuentran en una situación de retraimiento y aislamiento social, abondo de amigos, y disminución del rendimiento laboral, entre otras consecuencias.

Cómo superar el mobbing

Puede ser un primer paso: pedir ayuda. Es fundamental comentar las agresiones a la familia o círculo social y dejar de sufrirlas en soledad. No olvidemos que el aislamiento empeora la situación en la que se encuentra la víctima. A continuación, para poner fin a dicha situación, es necesario buscar asesoramiento legal ya sea desde la propia empresa o externamente. Además, debido al gran sufrimiento y malestar que conlleva todo este proceso, es fundamental que las víctimas cuenten con un adecuado acompañamiento psicológico.

Desde el Centro Delta Psicología dotamos a las víctimas de las herramientas necesarias para abordar la situación de acoso. Además, acompañamos a los afectados durante todo el proceso con el objetivo de poner fin a dicha situación y ayudar a recuperar la vida y el bienestar que les fue arrebatado.

Madres perfectas sin modelos en el horizonte

¿Es nuestras sociedad quien pide madres perfectas? No existen manuales de cómo ser una madre perfecta, pero sí modelos, probablemente irreales que son realmente inalcanzables. Quizá nuestras madres poseían modelos más realistas que los que en la actualidad alcanzamos: nuestras abuelas. ¿Es por eso que parece que algo más frecuente estar saturados por los hijos?, ¿es por eso por lo que parece que debemos trabajar como si no tuviéramos hijos y tener hijos como si no trabajásemos?

Madres perfectas

Podemos encontrar por ahí cosas como el agotamiento parental o el burnout referido a los padres y madres., ¿Es eso cierto? En una parte sí, pero en otra no. Explicamos este dilema.

Madres perfectas sin modelos que seguir

O podríamos decir con modelos inalcanzables que se cuelan en nuestro pensamiento automático hacia los que intentamos en vano dirigirnos. Sí, mejor así, más exacto.

Madres que en ocasiones pasados los 40 lucen una figura, una sonrisa y un bienestar por dentro y por fuera encomiable. ¿Qué hay de verdad en todo eso? Probablemente el instante, el momento en le que fue capturada esa fotografía. Ese segundo de placer, orgullo y satisfacción por la maternidad, captado y editado con cierto programa mentiroso que hace que se alejan dichos modelos de la cruda, pero bonita realidad del despeine mañanero y de las legañas porque el niño en cuestión no ha pegado ojo en toda la noche.

madres perfectas

Los modelos de referencia en los que poder fijarnos, y tener como estela a seguir parece que no son reales. Idealizamos tanto cada circunstancia de nuestras vidas que cuando el esfuerzo desmedido aparece, nos quedamos solos, nos quedamos solas. ¿Qué hacer entonces?

Es recomendable poseer una red social extensa o relativamente variada: amigos y amigas con los que compartir nuestras experiencias, y que ellos/as compartan también las suyas. En todos lados cuecen habas, es verdad. Hablar de los problemas, exteriorizarlos es le primer paso para normalizarlos; y luego poder aceptarlos.

El siguiente paso es ponernos manos a la obra con nuestro espejo; sí, sí, el espejo. Debemos reconciliarnos con él. Me miro en él y ¿qué veo?, esa que está ahí soy yo, con mis defectos y con mis virtudes; pero toda yo.

En la consulta del Centro Delta Psicología estamos para ayudarte con este tema y muchas más. Nuestro equipo de profesionales estamos para eso. Nos encontrarás en el 944241960 en el mail info@centrodelta.com o en las redes sociales como instagram o twitter.

Las necesidades en la pareja

En una pareja, en una relación sentimental existen necesidades que deberían ser cubiertas. En muchas ocasiones vemos en terapia que los miembros de una pareja no se han comunicado lo suficientemente, o no se ha expresado con acierto lo que cada uno siente. Así no sabremos bien realmente qué es lo que quiere cada uno y qué necesita. ¿Cómo distinguir sentimientos de necesidades?

Distinguiendo deseos de necesidades

Es importante partir de unos mínimos, de una base de comunicación eficaz que aporte claridad de lo que tenemos delante. ¿Cómo te sientes?, ¿cómo estás?, “cuéntame” sería la palabra mágica que deberemos formular en pareja para comenzar a saber qué pasa por el corazón de nuestra pareja.

¿Necesito o quiero a mi pareja?

Dado que expresar los sentimientos es la base de la comunicación, una vez conseguida, debemos ir más allá. ¿Y ahora qué quieres?, y más aún: ¿qué necesitas?

Para distinguir necesidad de deseo es crucial que revisemos nuestra autonomía como personas individuales. Es decir, que seamos sinceros con nosotros mismos y sepamos hasta qué punto somos capaces de tener nuestra vida aparte de nuestra pareja. Porque necesitar a la pareja para poder ser yo mismo es un error de base. Un exceso de necesidad sobre la otra persona implica una falta de autoestima y de autonomía frente al mundo. Eso es lo que precisamente declinará la balanza hacia una excesiva necesidad en pareja.

Vivir en pareja desde el «te necesito»

Quizá la idea de amor romántico pueda hacernos caer en este error. Ni existe mi media naranja ni deja de existir. Simplemente el planteamiento de una pareja como pieza que completa mi vida es contradictorio al desarrollo de una persona en su totalidad emocional. Por eso ni es terrible no encontrarla ni es necesario mantenerla a toda costa cuando se encuentra.

Los deseos en pareja no son obligatorios en su cumplimiento, son prescindibles, surgen con las necesidades cubiertas. Efectivamente lo ideal es que la otra persona los perciba en toda su dimensión y se dirija a nosotros para intentar satisfacerlos.

En el Centro Delta Psicología te atendremos todas tus dudas acerca de tu pareja y vuestra relación. Nuestro objetivo no es que sigáis como pareja, sino que estéis bien, que cada uno tenga la vida que quiere: en pareja o no. Puedes contactar con nosotros en info@centrodelta.com o en el teléfono 944241960

Conducta suicida, ya en marcha el teléfono 024.

Seguramente hayáis oído hablar estos días del 024, una iniciativa lanzada el pasado 10 de mayo por el Ministerio de Sanidad que ofrece un servicio de atención telefónica contra la conducta suicida con el lema “Llama a la vida”. Este número de teléfono estará gestionado por la Cruz Roja y contará con un gran equipo de profesionales preparado para atender quien lo necesite.

¿Qué es el servicio telefónico de asistencia contra el suicidio?

El 024 es un servicio que funciona 24 horas al día todos los días del año. Se trata de una asistencia totalmente gratuita, sin esperas y, por supuesto, confidencial.

¿A quién está dirigido el 024?

Es muy importante saber que su uso no está restringido a las personas que estén pensando en acabar con su vida, sino que los familiares o allegados que estén viviendo esta dificultad también serán atendidos al marcar este teléfono.

Además, para garantizar la accesibilidad de todos los usuarios, la línea incluirá un servicio de viodeinterpretación en lenguaje de signos, además de contactar con intérpretes para ofrecer atención en diferentes idiomas.

Fátima Caballero, subdirectora de Área de Conocimiento de la Salud de Cruz Roja, es quien gestiona el servicio. Ha explicado que “se trata de ofrecer un soporte emocional, una herramienta para la prevención, la detección y la atención de personas con pensamientos o planes suicidas y también para sus familiares”.

¿Es necesario el 024?

Para ello debemos saber que según el INE el suicidio ha pasado a ser la primera causa de muerte externa no natural en nuestro país con más de 3900 casos al año (un 7,4% más que en 2019). Al día se suicidan 11 personas y lo intentan otras 200. Con estos datos sobre la mesa, no sorprende que el primer día en activo el 024 atendiese 1.000 llamadas de teléfono con un tiempo medio llamada de 25-30 minutos.

Teléfono 024 conducta suicida

¿Es suficiente con este servicio para la conducta suicida?

La respuesta a esta pregunta posiblemente sea que no, que no es suficiente con el servicio telefónico para abordar este importante problema. Existen planes de prevención de las conductas suicidas, como el que tenemos en Euskadi, pero quizá falta mayor coordinación para la gestión del suicido, centrado en las personas vulnerables a esta conducta autodestructiva como a su entorno.

No obstante, tal y como señala Jon García, psiquiatra del Servicio Vasco de Salud “para los planes de prevención lo ideal es tener la fotografía más realista, acercarnos lo más posible a la cifra de conductas suicidas”. García añade que en muchas ocasiones esta labor no es fácil, ya que a los servicios sanitarios se acercan “las personas que han tenido secuelas o han podido ser percibidas, pero muchas no están en el radar porque piensan que les vamos a juzgar o no vamos a poder ayudarles”.

De todas maneras, para intentar paliar esta dificultad, se espera que el uso del 024 pueda aportar datos que den una pista de los colectivos más vulnerables, para poder diseñar campañas que incidan directamente y prevengan esta problemática.

Acabemos con la conducta suicida: queremos ayudarte

En el Centro Delta Psicología de Bilbao, tenemos un equipo de profesionales de la psicología capaces de abordar, evaluar y asesorar tanto a las personas que tienen pensamientos e incluso intentos autolíticos, como a sus familiares y allegados.

Hagamos que este problema se visibilice. Hablemos de ello. ¿Podemos ayudarte? Ponnos a prueba. Puedes contactar en el 944241960 mandarnos un correo a info@centrodelta.com o visitarnos en www.centrodelta.com

Nervios en Selectividad, ¿todo a una carta?

Ya toca, ya toca. Selectividad. En eso estamos. Ya ha llegado le día D a la hora H. ¿Y ahora cómo controlo esos nervios que me aparecen?

No hay remedios mágicos, entre otras cosas porque la emoción ansiedad ni es una enfermedad ni hay que eliminarla: hemos de conseguir ajustarla: adecuarla al requerimiento del contexto de exámenes a los que nos estamos enfrentando estos días.

Desde el equipo de psicólogos de Centro Delta Psicología sabemos que para mantener una memoria «fresca» estos tres días es imprescindible comer bien, descansar según los ritmos circadianos (nunca siestas mayores de 20 o 30 minutos), no repasar todo de manera muy intensa a última hora, alejarse de los momentos explosivos que facilitan nuestro nerviosismo, llevar algunos apuntes básicos para repasar algo, he dicho algo, de víspera de cada examen, no comparar resultados de asignaturas de ciencias a la salida, distribuir el tiempo de cada examen de tal manera que te sobren 5 minutos para repasar,… Y sobre todo tener claro, como hacía Peter Pan en el cuento: ¿Cuál es mi idea feliz?, qué tengo claro que va a ocurrir si lo consigo, si no, tener plan B, plan C,… hasta Z.

Pautas recomendables para conservar una buena memoria en estos tres días de selectividad.

La psicología está para el día a día, y desde el equipo de Centro Delta podemos echarte una mano.

Esta mañana hemos compartido nuestro primer café con los amigos de onda vasca. Para contactarnos puedes llamar al 944241960 o ponernos un mail a info@centrodelta.com

En Septiembre la formación a psicólogos

En Septiembre 2022 comenzamos la formación de la vigésimo octava promoción de alumnos y alumnas que se forman en el Colegio Oficial de Psicología con profesorado con años de experiencia práctica desde diferentes enfoques.

Por cuarto curso, desde Centro Delta Psicología con Luis de la Herrán, tengo el honor de aportar la perspectiva cognitivo-conductual y de las terapias de tercera generación o contextuales para el abordaje de problemáticas que acuden regularmente a nuestra consulta.

formación

En esta formación los participantes podrán aprender desde la práctica, cómo acoger, evaluar, hacer la devolución e intervenir en casos reales de niños/as, adolescentes, adultos y parejas.

Plazas disponibles a partir de junio. https://copbizkaia.org/servicios/epp.php

SÍNDROME DE LA CARA VACÍA

Quizás estáis oyendo hablar últimamente sobre el Síndrome de la cara vacía, pero ¿de qué se trata realmente?

El uso de la mascarilla ha sido obligatorio durante algo más de dos años en interiores y, en muchas ocasiones, también en exteriores. A lo largo de este tiempo, las mascarillas han sido parte de nosotros, nos acompañaban al colegio, al trabajo, a las clases de inglés, a los bares, a los viajes, al gimnasio. Eran una extensión de nosotros como lo son el móvil o las llaves de casa. Ahora, con los índices de contagio y de letalidad a la baja, podemos ir despidiéndonos de este (tan poco estético como necesario) complemento. Muchos se alegran de poder dejar atrás la mascarilla. Sin embargo, para otras personas, esta despedida se está volviendo más amarga de la cuenta.

¿Qué es el Síndrome de la cara vacía?

Realmente no podemos considerar que esta dificultad sea un síndrome en sí, ni una enfermedad. La literatura popular emplea el término de “síndrome” para simplificar las características que puede englobar a esta dificultad. No obstante, podemos decir que este llamado “Síndrome de la cara vacía” es sencillamente un miedo y ansiedad a dejar de usar la mascarilla. La mascarilla se convierte en un escudo a través del cual se enfrentan al mundo exterior. De esta manera, muchas personas se resisten a dejar la cara al descubierto y siguen portando la mascarilla. Cuando por iniciativa propia o presión social intentan desprenderse de ella, experimentan grandes niveles de miedo, preocupación y angustia. Pese a que no se trata de un síndrome de gran gravedad, es recomendable abordarlo adecuadamente para que no derive en otras dificultades.

¿Cuál es el origen de esta dificultad?

Este nuevo miedo se está originando por dos factores fundamentales. Por un lado, nos encontramos ante el miedo al contagio de la COVID-19 y, por otro lado, aparece una ansiedad mucho menos “lógica” a simple vista. Estamos hablando del miedo a la exponernos físicamente ante otros después de tanto tiempo ocultos, protegidos y resguardados detrás de este instrumento antes reservados a los quirófanos.

Tal y como señala la psicóloga Pilar Conde “la mascarilla nos ha protegido no solo del virus, sino también de las miradas ajenas, del escrutinio del otro y ha sido, en este punto, de gran ayuda para algunas personas.”  

¿Afecta este miedo a todos por igual?

No, no nos afecta a todos por igual. Aunque esta dificultad puede afectar a cualquier rango de edad, es especialmente notorio en niños y adolescentes.

Georgina del Valle, psicóloga infantojuvenil del Hospital Universitai Dexeus, sostiene que “los adolescentes son especialmente sensibles”. Esto ocurre porque durante esta etapa es cuando más importancia se le da al aspecto físico y es cuando aparecen los complejos. Debemos recordar que la adolescencia es una etapa vital crucial en la que vamos construyendo el autoconcepto y la autoestima. Durante esos años las habilidades sociales y de comunicación desempeñan un papel muy importante y, por tanto, es normal que al quitarnos las mascarillas y al tener que enfrentarnos a esas interacciones sin la protección que esta nos brinda pueda aparecer malestar y miedo al rechazo por los iguales.

Es por todo esto que niños y adolescentes pueden sentirse vulnerables, inseguros, angustiados. Además, tienen la sensación de que no pueden controlar la situación si no llevan la mascarilla puesta.

¿Hay tratamiento?

Para intentar superar esta dificultad, desde Delta Psicología, recomendamos dejar de usar la mascarilla progresivamente. Debemos comenzar quitándonos la mascarilla en aquellas situaciones que nos generen menor nivel ansiedad. Una vez que hemos conseguido manejar estas situaciones, iremos ampliando el número de situaciones en las que realizar esta acción. Al principio, podemos realizar dicha exposición durante un periodo muy breve e ir aumentándolo poco a poco. De la misma manera, para ir superando esta dificultad, podemos comenzar la exposición enfrenándonos a un número muy reducido de personas e ir ampliando en número a medida que nos vamos sintiendo más seguros. Es decir, debemos de ir aumentando progresivamente, el número de situaciones, el tiempo y el número de personas que participan en la interacción social.

Es recomendable realizar junto con la exposición ejercicios de relajación y respiración. Esto nos ayudará a disminuir los niveles de ansiedad durante la exposición.

Si tenéis cualquier otra consulta sobre este tema y creéis que podemos ayudaros con cualquier cosa, no dudéis en escribirnos a carmen@centrodelta.com.

 Referencias:

https://efesalud.com/sindrome-cara-vacia-mascarilla-fin-ansiedad-social/

https://www.eldiario.es/red/que-es/sindrome-cara-vacia-personas-llegar-padecerlo_1_8106933.html

https://www.sport.es/es/noticias/salud/sindrome-cara-vacia-quitarse-mascarilla-13445440

Aprender a estudiar desde primero de la ESO

Hoy hemos comenzado el programa de entrenamiento en habilidades básicas y eficaces para estudiar en el alumnado de primero de la ESO en el Colegio Irlandesas de Leioa (Bizkaia). Mediante una exposición dinámica, con ejercicios concretos de sus asignaturas, metáforas, ejemplos, etc.

Carmen Gómez-Monedero, Paula González y Luis de la Herrán iremos enseñando al alumnado diversos TIPS fáciles de asumir. Haremos de la agenda una aliada, enseñaremos reglas mnemotécnicas, cómo subrayar, hacer esquemas, resúmenes, etc.

Desde nuestro equipo de psicólogos, ofrecemos técnicas de estudio más eficaces para tener más éxito y rendir mejor en los estudios. Puedes encontramos en www.centrodelta.com info@centrodelta.com o en le teléfono 944241960

94 424 19 60 / Psicólogos en Bilbao.